Sé tu propio Refugio

Extractos del Canon Pali

Naturaleza y propósitos del Satipatthana

2. Sé tu propio Refugio

El Buda pasó la última estación de las Lluvias anterior a su muerte en un pequeño pueblo llamado Beluva. Allí le abatió una grave enfermedad. Pero movido por el deseo de que los monjes que vivían en otros lugares tuvieran una última oportunidad de verle antes de morir, eliminó su enfermedad con un esfuerzo de voluntad. Se levantó de su lecho de enfermo y se sentó en un lugar sombreado. Allí se le acercó el venerable Ananda, su fiel sirviente durante muchos años, y expresó su alegría por la recuperación del Maestro, diciéndole que se había consolado con el pensamiento de que el Maestro no desaparecería hasta haber dado las instrucciones pertinentes a la Comunidad de Monjes. Pero el Buda le dijo: Ananda, ¿qué es lo que la Comunidad de Monjes espera de mí? La enseñanza, Ananda, ha sido proclamada por mí sin hacer ninguna distinción entre lo secreto y lo público. El Perfecto no conoce el puño cerrado de los maestros dados a los secretos con respecto a su enseñanza. Quien piensa "Conduciré  a la Comunidad de Monjes y ella me seguirá", ese es el único que pueda desear dar, unas últimas instrucciones con respecto a la Comunidad de Monjes. 

Y tras algunas palabras más, hizo la grandiosa e importante declaración que, tras una breve reseña, adquiere una significación y énfasis particulares.

"Ananda, ¡sed vuestra propia isla, sed vuestro propio refugio! ¡No busquéis ningún otro refugio! Dejad que la Enseñanza sea vuestra isla, dejad que la Enseñanza sea vuestro refugio; no toméis ningún otro refugio.

Ananda, ¿cómo puede un monje ser su propia isla, su propio refugio y no tener ningún otro refugio? ¿Cómo puede ser la Enseñanza, y ninguna otra cosa, su isla y su refugio?

He aquí que un monje medita practicando la contemplación del cuerpo en el cuerpo..., la contemplación de las sensaciones en las sensaciones..., la contemplación de la mente en la mente..., la contemplación de los objetos mentales en los objetos mentales, fervoroso, comprendiendo claramente y atento, superando la codicia y la aflicción inherentes al mundo.

De ésta manera, Ananda, será un monje su propia isla y refugio, sin ningún otro; de esa manera tendrá la Enseñanza como su isla y su refugio y a ninguna otra.

Ananda, todos aquellos que, bien sea ahora o después de mi muerte, mediten, serán su propia isla, su propio refugio y no tendrán ningún otro; todos aquellos de entre mis bhikkhus que tendrán la Enseñanza como isla y refugio, y a ninguna otra cosa, esos serán los que alcanzarán la más alta meta si perseveran en entrenarse a sí mismos."

Según la tradición este episodio ocurrió unos diez meses antes de la desaparición del Buda. Durante estos diez meses murieron sus dos principales discípulos, Sariputta y Maha-Moggallana. Cuando le comunicaron al Buda la muerte de Sariputta, repitió de nuevo estos consejos.

Éste texto junto a "El unico camino" muestran que el Satipatthana se encuentra al principio y al fin de la carrera de Buda. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...